Miedos y fobias a ruidos

Los miedos y fobias a ruidos son problemas frecuentes en los perros.

El miedo es un estado emocional de angustia ante un peligro y es adaptativo.

Una fobia es una respuesta de miedo exagerada que se presenta de forma intensa  y desproporcionada ante un estímulo. No permite al animal adaptarse al entorno. 



Es una situación muy estresante para el animal y también lo es para el propietario.

Algunos perros muestran conductas como ladridos, gemidos, intentos de escapar o reunirse con el propietario (pudiendo lesionarse).

En otros casos muestran una actitud más pasiva/inhibida: tiemblan, jadean y se esconden; buscan refugio.

También pueden aparecer signos como  diarrea y babeos excesivos.

Una postura de miedo se caracteriza por: orejas hacia atrás, cola entre las patas y cuerpo encogido.

Aunque lo ideal es prevenir en la etapa de cachorros, estas son algunas pautas a seguir cuando notamos alguno de estos signos de miedo en nuestro perro para evitar que el problema vaya a más.

 







refugio

 >No se le debe reñir por lo que haga en esas situaciones.

 >En casa crear un ambiente seguro (refugio). Podemos amortiguar el ruido con música, bajando persianas…para que nuestro perro esté allí mientras está presente el estímulo. Lo ideal es que esté habituado ya a estar en él.

 

 >No hacerle caso cuando muestre estos signos, pero permitirle, si lo busca, estar cerca del propietario, ya que en presencia de éste la reacción de miedo disminuye. El propietario debe estar calmado.


 >Trabajar órdenes de control.


 >Si es temporada de fuegos, petardos, tormentas.., evitar las horas críticas. Si llega al punto de no querer pasear, no se le debe obligar, llevarlo a hacer pis y caca y volver de vuelta a casa. Debe pasear atado para evitar accidentes.


En el caso de una fobia ya instaurada, lo más probable es que necesite terapia de modificación de conducta con pautas más concretas para acostumbrarlo progresivamente al estímulo, y terapia farmacológica que ayude durante el proceso

Comments